Error
  • The template for this display is not available. Please contact a Site administrator.



Jornada flexible:
El empleador puede reducir o ampliar la jornada laboral, de manera que las 48 horas semanales se puedan ejecutar en jornadas de 4 a 10 horas diarias, de 6 a.m. a 9 p.m. Esta jornada no implica trabajo suplementario. Igualmente, el empleador puede modificar la jornada de los trabajadores a 36 horas semanales con duración no superior a 6 horas diarias, las cuales se pueden realizar en cualquier horario o día de la semana sin que se genere recargo alguno.

En la Circular 021 del 17 de marzo de 2020 el Ministerio del Trabajo recordó estos mecanismos legales como medidas de protección al empleo con ocasión del COVID-19

 

Vacaciones anuales, anticipadas y colectivas:
El empleador puede dar aviso de las vacaciones colectivas con el fin de contrarrestar la baja de producción o ingresos. También puede reconocer vacaciones anticipadas, en cuyo caso el trabajador no puede exigir un nuevo periodo de vacaciones luego del año de servicios y el empleador no puede descontar los días disfrutados en exceso a la terminación del contrato.

Permisos remunerados:
Corresponde al pago del salario, prestaciones sociales y aportes a seguridad social, sin que haya prestación del servicio.

Reducción de la jornada laboral y el pago proporcional del salario:
El empleador puede acordar con sus trabajadores la reducción de la jornada laboral y el consecuente pago proporcional del salario según el tiempo laborado.

Acuerdos de flexibilización salarial:
Las partes del contrato de trabajo pueden celebrar acuerdos en virtud del cual la remuneración sea una parte salario y la otra sea reconocida en beneficios o auxilios no constitutivos de salario. Esto conlleva a unos alivios en la carga prestacional y de seguridad social.

Adicionalmente, existen otras medidas de protección al empleo aplicables durante la emergencia sanitaria.




Suspensión del contrato de trabajo
Licencias no remuneradas: Como alternativa para conservación del empleo, el empleador y trabajador pueden acordar la concesión de licencias no remuneradas. El Gobierno Nacional está evaluando la posibilidad del retiro de las cesantías para estos casos.
Durante la suspensión: • No hay prestación del servicio ni pago de salario.




Fuerza mayor:
El empleador puede suspender el contrato de trabajo por fuerza mayor que le impida temporalmente ejecutar el contrato de trabajo. En este caso, el empleador debe dar aviso inmediato al inspector de trabajo del lugar o, en su defecto a la primera autoridad pública, para que compruebe esa circunstancia.

Hasta por 120 días:
El contrato puede ser suspendido por razones técnicas, económicas o cualquier otra que sea ajena a la voluntad del empleador. En este caso el empleador debe solicitar autorización previa al Ministerio del trabajo. De la solicitud el empleador debe informar simultáneamente a los trabajadores.
• Continúa la obligación de pagar aportes a salud y pensiones.
• El periodo de suspensión se descuenta de la liquidación de cesantías, sus intereses y vacaciones.




Revisión del contrato de trabajo
✓ El contrato de trabajo es revisable cuando sobrevengan imprevisibles y graves alteraciones de la normalidad económica.
✓ Cuando no haya acuerdo entre las partes sobre la existencia de dichas alteraciones, la discusión debe ser sometida ante el juez laboral.
Mientras el juez decide sobre la revisión del contrato, éste continúa en pleno vigor.




Terminación del contrato de trabajo
✓ La fuerza mayor no es una justa causa de terminación del contrato de trabajo.
✓ En caso de terminar el contrato por este motivo será un despido injusto. Consecuentemente, el empleador deberá pagar la indemnización legal.
✓ Las terminaciones sin justa causa de varios contratos de trabajo pueden llevar a despidos colectivos, lo cual requiere de autorización previa del Ministerio de Trabajo.




Medidas de seguridad y salud en el trabajo
Seguridad y Salud en el Trabajo:
✓ Establecer canales de comunicación oportunos para informar casos sospechosos de COVID-19.
✓ Reforzar medidas de limpieza, prevención y autocuidado en los lugares de trabajo.
✓ Suministrar elementos de protección personal y exigir a los trabajadores no compartirlos.
✓ Capacitar a los trabajadores sobre las técnicas adecuadas para el lavado de manos y promover esta actividad.
✓ Suministrar a los trabajadores jabón u otras sustancias desinfectantes para el adecuado lavado de manos y toallas desechables para el secado.
✓ Mantener limpias las superficies y herramientas de trabajo que usen frecuentemente los trabajadores.

En la Circular 018 del 10 de marzo de 2020 el Ministerio de Salud y Protección Social, el Ministerio del Trabajo y el Departamento Administrativo de la Función Pública informaron sobre las acciones de contención del COVID-19. Aplican para quienes necesariamente deban continuar laborando (servicios de abastecimiento de comidas y alimentos, farmacias, servicios públicos esenciales y aquellos necesarios para combatir la crisis).